www.d2deados.com.ar

www.d2deados.com.ar

lunes, 27 de enero de 2014

Gestión y control del despilfarro


Como término medio una empresa industrial o de servicios tiene entre un 20 y un 30% de desperdicios sobre el monto total facturado. Cabe preguntarse ¿cómo pueden pasar sin detectarse semejantes porcentajes de desperdicios? Ello acontece debido a una razón cultural.

En primer lugar no se cuestionan los procesos ni las maneras de hacer las cosas. De hacerlo, y comprender lo que significa el desperdicio, se darían cuenta de cómo estos terminan engrosando el costo de los productos y servicios. Nadie cuestiona las inspecciones, ni los transportes internos innecesarios, ni siquiera los reprocesamientos o tiempos destinados al cambio de herramientas.

Los costos por ellos generados, que en realidad son desperdicios, terminan alegremente en los cálculos de costos. Para muchos sus productos tienen calidad porque no registran inconvenientes una vez entregados a los clientes, y no hay quejas de parte de estos, obviando la cantidad de recursos consumidos en reprocesar y hacer ajustes hasta lograr un producto óptimo.

Cabe acotar que dichos despilfarros no sólo se dan en los procesos fabriles, también tienen lugar en las oficinas, en los procesos de ventas, en los de créditos y cobranzas, e incluso en los de tesorería. Ningún sector o proceso está a salvo de los desperdicios.

En segundo lugar, en la gestión tradicional de las organizaciones no se tiene una visión de los desperdicios, ni de su magnitud, y cómo ellos afectan la rentabilidad de las mismas.

Asesoramiento y capacitación

La magnitud y trascendencia que tienen los despilfarros para la empresa afecta diversas actividades, como lo son:

El control y la auditoría interna.
El cálculo de costos, y su contabilización.
La mejora continua como proceso destinado a la eliminación de despilfarros.
La gestión operativa.
La auditoría interna no puede limitarse a corroborar el cumplimiento de normas y controles internos, autorizaciones y verificación de división de funciones, control por oposición y resguardo y registro de las operaciones y bienes patrimoniales.

De qué sirve que todo este en regla cuando existen elevados costos en labores de reprocesamiento de productos, servicios o información.

De qué sirve que se cumpla con todas disposiciones de control interno si la falta de orden en las fábricas y oficinas genera importantes improductividades y pérdidas de recursos y tiempos.

De qué sirve que se autoricen los gastos, si las reparaciones por error y falta de información apuntan siempre a los síntomas y no a las causas raíces, lo cual genera gruesas pérdidas de recursos.

Cuando las pérdidas por desperdicios son tan elevadas la auditoría interna debe concentrar sus esfuerzos en evitar los mismos, pues ellos atentan no sólo contra la rentabilidad sino también con el patrimonio de la empresa.

Al momento de calcular los costos de los productos o servicios, debe tenerse perfectamente en consideración el contenido de despilfarro que se haya detectado. Saber del nivel de desperdicio permite entre otras cosas evaluar la conveniencia de realizar diferentes inversiones y gastos para eliminar y prevenir cada una de ellas.

Al momento de calcular el costo de un producto o servicio debe distinguirse los costos reales de aquellos generados por los despilfarros. Ello tiene por lo tanto su efecto en los registros de inventarios y cuadro de resultado.

La tercer actividad que es la mejora continua parte de la detección y cuantificación de despilfarros a los efectos de proceder a la planificación y puesta en práctica de medidas destinadas a la eliminación, reducción y prevención de los mismos.

La identificación y cuantificación ayudan a fijar prioridades y objetivos en la planificación de medidas para su eliminación y prevención.

En cuanto a la gestión operativa hacemos referencia a las actividades destinadas a eliminar y prevenir los desperdicios.

Concientizar – Capacitar – Asesorar - Gerenciar

Las empresas requieren en primer lugar ser concientizadas de los desperdicios que se generan en sus procesos y áreas, haciendo hincapié en la forma en que estos perjudican los costos, los resultados, la rentabilidad, el flujo de fondos y la competitividad de la empresa.

La productividad y los costos se ven de manera significativa afectados por los niveles de desperdicios. Tanto empresarios como directivos y niveles gerenciales deben tomar una clara consciencia de ello.

También es fundamental contar con el apoyo de los empleados y operarios a los efectos de poder detectar, eliminar y prevenir los despilfarros.

La capacitación de directivos, profesionales y empleados en la gestión y control del despilfarro implica brindar conocimientos y entrenamiento en torno a los conceptos y definiciones, tipos de despilfarros, maneras de cuantificarlos, y procesos destinados a eliminarlos y prevenirlos.

El asesoramiento tanto a las labores de diagnóstico como de cuantificación de los tipos y niveles de desperdicios y sus efectos en los costos, productividad, resultados, flujo de fondos, rentabilidad y competitividad.

Las labores de gerenciamiento de proyectos de gestión y control del despilfarro, y la auditoria interna tercerizada son otros posibles servicios destinados a la detección, cuantificación, eliminación y prevención de los desperdicios.

miércoles, 22 de enero de 2014

DESARROLLO DE MARCA


El desarrollo de una marca abarca desde la creación verbal hasta la creación visual de lo que la empresa representa y es.

La imagen corporativa de una empresa es su carta de presentación, su cara frente al público y forma parte de su identidad; de esta identidad dependerá la imagen que se formará de la organización.

La misión y visión son conceptos que funcionan como unificadores. Tanto los clientes, proveedores, alianzas estratégicas y competencia observarán que son una entidad constante que no cambia su ideología para obtener más utilidades, sino que actualiza su forma de hacer negocios.

Beneficios de una buena imagen corporativa:

Aumento de la reconocibilidad de la empresa u organización.
Promueve la credibilidad.
Mayor confianza de los empleados o voluntarios de la empresa u organización.
Ahorro de costos por estandarización.
Aumento del conocimiento público de la empresa.

Sabemos que la distancia parece un problema pero en una sociedad de conocimiento como la actual, los medios de comunicación hacen posible olvidarse de la geografía.

Un trabajo que no culmina con la entrega del material, sino que tiene un progreso sostenido. Donde el responsable en la organización, pueda asimilar y comprender la marca para aprovechar oportunidades y recursos.

Estamos para ayudarte, para profesionalizar tus procesos y colaborar en la búsqueda del éxito.

martes, 14 de enero de 2014

CRM: la vitamina que tu empresa necesita para mantenerse con una clientela saludable.


¡Felicidades! Tu empresa está creciendo, pero ahora te es difícil conocer a fondo las necesidades de tus clientes. Descubre cómo se administran de manera profesional las relaciones con los clientes y aprende a incrementar tus ventas teniendo a todos satisfechos.

Haz del servicio al cliente tu ventaja competitiva y despégate de la competencia.

Amigo lector, ¿que pensarías si un día recibes una carta de tu banco ofreciéndote una línea de crédito especial y al mismo tiempo recibes otra carta de tu sucursal en donde te advierten de una posible cancelación por mal manejo de tu cuenta bancaria? Esto constituiría la mejor muestra de que el banco no tiene ni idea de quién eres ni de cuáles son tus necesidades y mucho menos que se te considera como un cliente importante o especial, por lo que seguramente terminarás cambiando de banco.

El “administrar las relaciones con el cliente” (CRM o Customer Relationship Management) es una filosofía empresarial en la que se plantea entender y anticipar los requerimientos de los consumidores, tanto existentes como potenciales, por lo que puede entenderse como una estrategia de negocios enfocada en el cliente y en sus necesidades.

Lo primordial es contemplar que en tu negocio no debes perder la oportunidad de lograr que en cualquier punto de contacto (ya sea mostrador, chofer, teléfono, repartidor, etcétera), se deje claro que conoces a la perfección quién es el cliente. La Administración de las Relaciones con los Clientes implica el reto de lograr que en todos los puntos en que se interactúe con ellos, seas capaz de ofrecer un valor agregado, obteniendo con ello su satisfacción y fidelidad.

La evolución de los negocios ha hecho que dejemos de “vender lo que el consumidor necesita”. Ahora, el enfoque está precisamente en lograr una “administración rentable de las relaciones con el cliente”. Esto se consigue cuando todo el personal de la empresa se centra en tres puntos principales:
1. Búsqueda y captación de nueva clientela. La información es poder, y mientras mejor enterado estés acerca de tu mercado, mejores armas tendrás para conservarlo.
2. Lograr su fidelidad. El CRM hace que todo el personal de tu empresa tenga contacto con los clientes y posea información de ellos. Esto se traduce en un excelente servicio que se verá reflejado en el índice de satisfacción que clientes actuales y futuros tendrán tras haber hecho negocios contigo.
3. Orientarse hacia mantener la rentabilidad con ellos en el largo plazo.

El CRM es parte de una estrategia de negocio enfocada en el cliente cuyo fundamento es recopilar la mayor cantidad de información posible acerca de las necesidades de los consumidores. De esta forma, tu empresa podrá plantear ofertas atractivas y mejorar la calidad en la atención y el servicio. La base del marketing es averiguar y almacenar datos tan subjetivos como por ejemplo, qué le gusta hacer en su tiempo libre, qué tipo de comida consume, etc., datos particulares que permiten desarrollar un perfil del cliente a fin de brindarle una oferta realmente hecha para él. Por esto es que las estrategias de marketing directo basadas en un desarrollo de CRM tienen tanto éxito en el mundo.

CRM es un término que realmente no es nuevo. Lo que es nuevo es toda la tecnología que permite hacer lo que anteriormente se hacía en las tiendas de barrio. El dueño tenía pocos clientes y suficiente memoria para saber qué le gustaba a cada cliente. Lo que hace la tecnología es permitirnos regresar a ese tipo de modelo. De todas formas, antes que requerir un software, es una iniciativa que necesariamente debe estar sustentada en cuatro elementos clave dentro de tu cultura organizacional:
1. es una filosofía del negocio, y todos en él deben tener la misma forma de pensar al respecto
2. absolutamente todo el personal debe estar facultado para pensar, actuar y decidir bajo ese enfoque
3. toda la organización debe girar alrededor del cliente, toda vez que ocupa el papel protagónico
4. la estrategia del negocio debe estar enfocada en una relación ganar – ganar.

Si tu enfoque en esta iniciativa es el adecuado, lograrás:
• la obtención de nuevos clientes, pues tu organización estará concentrada en difundir el/los diferenciadores que te distingue de la competencia
• la retención de tus clientes, particularmente de los mejores, ya que tu empresa es flexible y capaz de satisfacer sus cambiantes necesidades
• una mejor relación con el cliente, mediante una mejora en su percepción acerca del valor agregado que tú y nadie más le ofrece
• incrementar la demanda del negocio en la clientela: no sólo vender con muchos clientes, sino vender más con cada uno

Como herramienta, considera estos 9 elementos para incorporarlos en la elaboración de tu estrategia de acercamiento y relación con el cliente:
1. Define qué quieres saber de tu cliente.
2. Segmenta/clasifica tu mercado.
3. Determina el canal más adecuado para obtener esa información del consumidor (teléfono, correo electrónico, contacto personal, etcétera).
4. Innova, crea un modelo único en el que cada cliente perciba directamente la experiencia única de hacer negocios con tu empresa.
5. Organiza, define cómo capturar/analizar la información.
6. Identifica y aborda oportunidades de negocio.
7. Planea tus tácticas de mercado asegurándote de darle al cliente una experiencia positiva en todo momento.
8. Ejecuta conforme tu plan y filosofía de negocios y haz los ajustes necesarios.
9. Mide tus logros y mejora donde haga falta.

Logra en todo momento que tu cliente sepa que le conoces bien, obtén su satisfacción y fidelidad ofreciéndole valor agregado, y administra rentablemente las relaciones con tus consumidores. Ese es todo el truco.

Cuenta con nuestra ayuda!!!

martes, 7 de enero de 2014

El Outsourcing (externalización), la nueva tendencia Empresarial.


Outsourcing es una tendencia que se está imponiendo en la comunidad empresarial de todo el mundo. Básicamente se trata de la contratación externa de recursos anexos, mientras la organización se dedica exclusivamente a la razón de su negocio y dirige sus actividades exclusivamente hacia el cumplimiento de sus objetivos.

Tiempo atrás el Outsourcing se consideraba como una manera de reducir de manera considerable los costos, pero en este último tiempo a demostrado ser una herramienta importantísima para el desarrollo, crecimiento y expansión de las organizaciones.

Podemos decir que el Outsourcing consiste en:

"Contratar y delegar por un determinado plazo uno o más procesos no críticos para nuestro negocio (procesos que no tienen que ver con la actividad principal que desarrolla la organización), a un proveedor más especializado que nosotros para conseguir una mayor efectividad que nos permita orientar nuestros esfuerzos a aquellas actividades que si nos permitan el cumplimiento de nuestros objetivos."

En definitiva podemos decir que el Outsourcing es una variable interesante para reducir costos y mejorar el rendimiento de cualquier organización, permitiendo el crecimiento de la misma y la focalización de sus actividades hacia los objetivos específicos de la misma.

Nuestras líneas de Outsourcing abarcan una amplia gama de procesos comerciales y administrativos.

Les aportamos a nuestros clientes capacidad de respuesta, garantía de adecuación, rediseño y mejora continua, con dedicación exclusiva y permanente que resuelve diariamente todas las particularidades del servicio.