www.d2deados.com.ar

www.d2deados.com.ar

viernes, 30 de agosto de 2013

Consejos para redactar un Curriculum Vitae.



Su Curriculum Vitae (CV) es importante en la búsqueda de empleo porque le abre las puertas a la primera entrevista con el posible empleador.

Aquí tienes diez consejos básicos que no debes olvidar antes de enviar tu CV a una oferta de trabajo.

1. Sé breve. El currículum no puede ocupar más de dos folios. Es contraproducente.

2. Cuida la presentación de tu CV: legibilidad, corrección ortográfica, fotografía de calidad, etc.

3. No olvides incluir información sobre tus conocimientos, formación y experiencia.

4. Sé coherente con las fechas que detallas en tu CV. Algunos currículums presentan incongruencias en este sentido, y se perciben negativamente.

5. Adecua tu CV a las expectativas de cada empresa. Destaca los conocimientos, puntos fuertes y experiencia más relevantes para la oferta de empleo en cuestión.

6. Describe las funciones realizadas en cada puesto. Son tan importantes (o más) que el cargo que ocupaste. Te aconsejamos incluir logros y objetivos cumplidos.

7. Lee atentamente tu CV y pide opinión a otras personas. Realiza una ojeada rápida y piensa qué información has retenido a primera vista: el reclutador hará lo mismo.

8. Incluye carta de presentación. Explica en ella por qué te motivan especialmente el puesto y la empresa en la que quieres trabajar.

9. Envía tu CV a amigos, conocidos o familiares que trabajen donde tú quieres llegar. Mueve tus contactos.

10. Cuida tu carta de presentación. Antes de hacerla vuelve a leer la oferta y busca información sobre la empresa. Te ayudará.

jueves, 22 de agosto de 2013

¿Cómo redactar una carta de presentación para conseguir la entrevista que deseas?


Con el avance de la tecnología muchos profesionales programan su correo electrónico para aplicar a nuevas ofertas laborales sin identificar si están interesados en la cultura de la empresa o si tienen el perfil requerido.

La carta de presentación puede conseguirte una entrevista siempre y cuando esté bien redactada.

Despierta interés: Tenés que desmarcarte desde el primer párrafo. Empezá la carta explicando qué es lo que te atrae del puesto vacante. Infórmate previamente y hace hincapié en lo que te incitó a postularte. Un ejemplo: «Por sus recientes innovaciones, su grupo es pionero en su mercado. Ser asistente comercial en un grupo innovador es un reto a la altura de mis aspiraciones».

Habla de tu proyecto: En la carta tenés que explicar lo que tenés pensado hacer, a qué tipo de puesto aspiras, cuál es tu proyecto profesional. Si estás empezando y no tienes una idea concreta contá el tipo de tareas con las que te sentís «en tu salsa» Si no indicas un puesto concreto, podes detallar una orientación profesional (comercial, recursos humanos, producción) dentro de la empresa.

Ponte en el lugar del seleccionador: El segundo párrafo de la carta debe realzar tus cualidades para el puesto que pretendes ocupar. No te limites a resumir tu currículum, Tenés que demostrar que tu solicitud de empleo se adecua a tu experiencia. Es mejor no enumerar cualidades personales sin ton ni son («soy independiente, dinámico, etc.»), sino contar en qué consistió tal o cual éxito profesional y dar datos que apoyen tus logros. Por ejemplo, para un puesto de encargado: «Logré que aumentara la productividad de mi equipo un 10 % en un año».

Cuida las formas: Lee la carta tantas veces como sea necesario, no cometas faltas de ortografía. Usa tiempos presentes y verbos de acción, que son más dinámicos. Descarta las frases pomposas y vacías. Trata de que la carta quepa en una sola cara y espacia bien los párrafos con puntos y aparte para facilitar la lectura.

Invita al seleccionador a una entrevista: El objetivo de la carta es conseguir una entrevista. Tenés que «quedar a la disposición» del seleccionador para dicho encuentro. No dudes en indicarle al seleccionador que lo llamarás al cabo de unos días para hablar de tu candidatura. Muchos candidatos se muestran excesivamente pasivos quedándose a la espera de una respuesta. Acaba la carta con alguna fórmula de cierre y despedida de este estilo: « A la espera de una respuesta favorable, le saluda atentamente» u otra similar. ¡Y que no se te olvide firmarla!

jueves, 15 de agosto de 2013

La toma de decisiones: Un paso que frena al emprendedor.



¿Has estado postergando tomar la decisión de comenzar a hacer algo, que te podría permitir vivir una vida mejor?

Postergar es: dejar para luego tareas que sabes puedes realizar.

Todos en esta vida hemos postergado alguna tarea, ya sea cuando estábamos en la escuela, los pagos del banco, las responsabilidades de la casa, la compra de regalos, la toma de decisiones, etc.

El problema grave es que esta conducta se convierte en un hábito y hacemos de la postergación nuestra mejor compañía.

El emprendedor acostumbra mucho a postergar, porque no es fácil la Toma de Decisiones, en la mayoría de los casos teniendo las capacidades para realizar ese emprendimiento que tiene en mente, lo posterga.

Pero ¿Por qué la Toma de Decisiones se hace tan difícil al Emprendedor?

Porque las personas tienen miedo a dar ese primer paso que lo va a llevar a hacer algo diferente a lo que han venido haciendo, este paso lo va a sacar de su zona de comodidad, ese primer paso significa aprender habilidades y actividades nuevas.

Ese miedo mantiene a las personas frenadas y no los deja tomar la decisión de comenzar, entonces las personas comienzan a auto justificarse, comienzan a darse mil excusas: que no tengo dinero, que no tengo las capacidades, que no tengo quien me ayude, que no tengo tiempo, que yo no puedo hacer eso, y miles de excusas más. Muchas de ellas a lo mejor validas, pero siguen siendo excusas por el miedo a comenzar.

Tienes que comenzar con ese emprendimiento que te está quemando el pecho y que no te deja dormir. Si estas esperando hasta que llegue el momento perfecto, ese momento es ahora, las cosas nunca estarán perfectas.

Si piensas que no estás preparado, que no cuentas con las herramientas adecuadas pues comienza con lo que tengas, en el camino se va mejorando, pero si no comienzas no vas a avanzar.

Si ya sabes que necesitas capacitarte, comienza… contrata servicio de consultoría, únete a una comunidad de apoyo, pues comienza.

Toma Decisiones, porque si no lo haces alguien más lo hará por ti y entonces vivirás como el otro quiere que tú vivas.

jueves, 8 de agosto de 2013

Asertividad Laboral



¿Qué importancia tiene la asertividad en el trabajo? ¿Cómo ésta se relaciona con conceptos como gestión de calidad, trabajo en equipo y satisfacción laboral? ¿Es usted asertivo(a)?

Asertividad es un concepto aportado por la psicología moderna a la comprensión y mejora de nuestras relaciones sociales. Se define como una conducta que permite a una persona actuar con base a sus intereses más importantes, defenderse sin ansiedad, expresar cómodamente sentimientos honestos o ejercer los derechos personales, sin violentar o negar los derechos de los otros.

La persona asertiva suele defenderse bien en sus relaciones interpersonales. Está satisfecha de su vida social y tiene confianza en sí misma para cambiar cuando necesite hacerlo. Es expresiva, espontánea, segura y capaz de influenciar a los otros. Su comportamiento es respetable y acepta sus limitaciones. Reconoce cuáles son sus responsabilidades en esa situación y qué consecuencias resultan de la expresión de sus sentimientos.

En ausencia de la conducta asertiva, aparecen en el individuo la conducta pasiva y la conducta agresiva.

En la conducta pasiva ocurre una trasgresión de los propios derechos, al no ser capaz la persona de expresar abiertamente sentimientos, pensamientos y opiniones o al expresarlos de una manera auto-derrotista, con disculpas, con falta de confianza. El que recibe la conducta no asertiva puede experimentar también una variedad de consecuencias desfavorables. Tener que inferir constantemente lo que está realmente diciendo la otra persona o tener que leer sus pensamientos es una tarea difícil y abrumadora que puede dar lugar a sentimientos de frustración, molestia o incluso ira hacia la persona que se está comportando de forma no asertiva.

En la conducta agresiva se manifiesta la defensa de los derechos personales y expresión de los pensamientos, sentimientos y opiniones de una manera inapropiada e impositiva y que transgrede los derechos de las otras personas. El componente no verbal puede incluir gestos hostiles o amenazantes, como esgrimir el puño o las miradas intensas e incluso los ataques físicos. La agresión verbal indirecta incluye comentarios sarcásticos y rencorosos y murmuraciones maliciosas. Las conductas no verbales agresivas incluyen gestos físicos realizados mientras la atención de la otra persona se dirige hacia otro lugar o actos físicos dirigidos hacia otras personas u objetos.

La conducta asertiva se desarrolla por medio de una actitud abierta al aprendizaje, por medio de la experiencia y oportunidades para practicarla. Llega a formar parte de nuestras habilidades sociales, y nos permite evolucionar desde la frustración, la perplejidad, el miedo a la reacción de los demás, para llegar a un nivel en el que podemos sacar la voz con firmeza, pararnos con fuerza sobre nuestros pies e iniciar los cambios necesarios para encontrarnos más satisfechos en nuestro medio.

La asertividad en el mundo laboral
Hoy cada vez más se espera que las personas asuman compromisos y protagonismo sobre los resultados de su trabajo, mejoren la productividad y calidad por medio de un mejor desempeño, y sean capaces de corregir ellas mismas las dificultades que aparecen en el camino.
Y aquí es donde la asertividad empieza a ser significativa, relevante en el mundo del trabajo, entre otras habilidades importantes dignas de cuidar y desarrollar. En efecto, ya no sirve que una persona responda a su jefe sobre un mal resultado argumentando que no se le entregaron bien las instrucciones, ya que se espera que ésta tenga la iniciativa para solicitar la información que le falta, para exigir anticipadamente aquello que necesita para realizar las funciones y tareas que le corresponden.
La capacidad asertiva se pone realmente a prueba cuando hay que ejercerla ante una figura de autoridad, cuando es necesario mostrar cómo alguna instrucción, orden o plan de mejora está produciendo resultados inesperados y negativos para la calidad. Para muchos, en este tipo de situaciones resulta más cómodo, más conveniente, más seguro, ser obediente y advirtiendo el error cometerlo de todas maneras en la justificación de que "al jefe se le ocurrió", liberándose así mismo de toda responsabilidad y participación real en los resultados obtenidos.
Formar parte de equipos de trabajo exitosos, de alto desempeño y orientados a metas competitivas implica para cada uno de sus integrantes desarrollar la capacidad asertiva, de modo que esta les permita discrepar con toda propiedad, expresar desacuerdos y superar un aspecto fatal para los equipos cual es la tendencia a auto-complacerse, a actuar bajo un pensamiento grupal dominante y que lleva a las personas a perder de vista el sentido común y la capacidad de crítica ante lo que se está realizando. Aquí la asertividad se puede expresar también en conductas que implican a veces ir en contra de la corriente del grupo, llamando la atención de los demás para mostrarles un camino mejor o las consecuencias de seguir por el camino errado. Advertir un mal resultado para el equipo y omitir su puesta en alerta puede tener consecuencias nefastas para todos sus miembros, y para la organización de la que forma parte.
Una persona más satisfecha con su trabajo es también una persona que ha aprendido a ir más allá de la queja paralizante, de la rabia y el enojo, del desánimo y desmotivación ante las frustraciones vividas. Es una persona que ha aprendido a tomar iniciativa y ejercer su influencia personal sobre aquellos aspectos que le provocan desagrado, obteniendo un mayor control sobre las cosas que le afectan. Es decir, una persona más satisfecha con su trabajo (no confundir con conformista) es una persona asertiva, en el sentido, que ha aprendido a expresar aquello que no le gusta y ha sido capaz de concentrar sus esfuerzos en las posibles soluciones.

TEST: ¿ES USTED ASERTIVO?
Responda el siguiente test para descubrir cuán asertivo es usted. Marque Si o No según corresponda en cada pregunta.
1. ¿Cuando una persona es abiertamente injusta, ¿Tiende usted a no decirle nada al respecto?
2. ¿Siempre hace lo posible por evitar problemas con otras personas?
3. ¿Suele evitar contactos sociales por temor a hacer o decir algo inadecuado?
4. Si un amigo le ha traicionado revelando algún secreto suyo , ¿le dice lo que piensa realmente?
5. Si compartiera la habitación con otra persona, ¿insistiría en que él o ella haga parte de la limpieza?
6. Cuando un empleado en un comercio atiende primero a una persona que llegó después de usted, ¿se lo hace notar?
7. ¿Conoce pocas personas con las que pueda sentirse relajado y pasarlo bien?
8. ¿Dudaría antes de pedirle a un amigo dinero?
9. Si usted prestó una suma de dinero de importancia a una persona que parece habérsele olvidado de ello, ¿se lo recordaría?
10. Si una persona se burla de usted constantemente, ¿tiene dificultad para expresarle su irritación o desagrado?
11. ¿Prefiere permanecer de pie al fondo de un salón de actos con tal de no buscar asiento adelante?
12. Si alguien pateara continuamente el respaldo de su butaca en el cine, ¿le pediría que dejara de hacerlo?
13. Si un amigo o amiga le llamara todos los días a altas horas de la noche , ¿le pediría que no llamara mas tarde de cierta hora?
14. Si usted estuviera hablando con otra persona que de pronto interrumpe la conversación para dirigirse a un tercero, ¿expresaría su irritación?
15. Si usted está en un restaurante elegante y su bistec está demasiado crudo, ¿le pediría al garzón que lo pida cocinar un rato más?
16. Si el propietario de un piso que usted alquila no ha hecho ciertos arreglos a los que se comprometió, ¿usted le insistiría en que los hiciera?
17. ¿Devolvería una prenda con errores que compró unos días antes?
18. Si una persona a quien usted respeta expresara opiniones contrarias a las suyas, ¿se atrevería a exponer su propio punto de vista?
19. ¿Puede decir "no" cuando le piden cosas poco razonables?
20. ¿Considera que cada persona debe de defender sus propios derechos?

Corrección:
Asertiva:
1-Si, 2-No, 3-No, 4-Si, 5-Si, 6-Si, 7-No, 8-No, 9-Si, 10-No, 11-No, 12-Si 13-Si, 14-Si, 15-Si, 16-Si, 17-Si, 18-Si, 19-Si, 20-Si.
Total =
No asertiva: 1-No, 2-Si, 3-Si, 4-No, 5-No, 6-No, 7-Si, 8-Si, 9-No, 10-Si, 11-Si, 12-No 13-No, 14-No, 15-No, 16-No, 17-No, 18-No, 19-No, 20-No
Total =
Interpretación: Compare los totales asertivos y no asertivos. El predominio de cada uno de ellos le indicará su tendencia asertiva o no asertiva. También puede considerar sus respuestas no asertivas por si mismas, como indicativa de esa situación particular, a fin de mejorarla

jueves, 1 de agosto de 2013

¿Cómo pueden influir las relaciones en los negocios y los negocios en las relaciones?


Toda actividad humana está basada en la interrelación entre individuos. Cada empresa, cada proyecto depende de más de una persona. Siempre tendremos que interactuar con otros y es la calidad de estas relaciones, su correcto enfoque, el lo que garantiza el éxito de nuestra visión. Por el contrario las pobres relaciones nos llevan inevitablemente al fracaso.

Por otro lado, al emprender en el mundo de los negocios, inevitablemente nuestras relaciones con los demás se ven afectadas. A veces positivamente y muchas veces negativamente.

Existe una falsa ilusión de que los clientes se acercan por las cualidades personales, preparación académica, reputación, seriedad, honestidad y experiencia en el campo. Son las sanas relaciones y no las aptitudes las que crean fidelidad en clientes, suplidores, empleados, socios, etc.

No se trata de una especie de “manipulación” emocional, ni de fingir el afecto para ganar una venta, se trata de identificar con eficacia el nivel y la profundidad en que podemos interactuar con las personas para que cada contacto sea una ganancia para todos.

En el momento que nos comenzamos a auto valorar justamente, comenzamos a valorar a los demás y esto nos permite relacionarnos con todos desde un punto inicial genuino de agrado, respeto, interés y amor que es agrado, respeto, interés y amor por nosotros mismos.

El respeto

El primer paso para desarrollar buenas relaciones es el respeto. El valor de un ser humano es único e invariable. Por lo tanto, éste no está definido por lo que hace o deja de hacer y mucho menos por nuestra percepción de los demás. Hay que respetar las opiniones de los demás, sus decisiones, sus gustos, etc. no debemos imponer nunca nuestro criterio

Resistir la tentación de opinar mal de los demás

Es una tarea difícil para muchos pero no hay mejor práctica que reservarnos opiniones negativas de los demás. Cada quien tiene sus defectos y virtudes, todos estamos creciendo y por lo tanto nadie tiene autoridad para juzgar a otros sobre sus decisiones.
“Cuando comprendemos el punto de vista del otro, cuando comprendemos lo que él está tratando de hacer, nueve de cada diez veces esa persona está tratando de hacer lo correcto”.
En efecto, todos tratamos de hacer lo correcto. No quiere decir que lo estamos haciendo, hay que determinar qué es lo correcto que los demás tratan de hacer cuando se equivocan.

Evitar los prejuicios

Cómo es posible que pretendamos conocer a las personas antes de tratarlas, o por la forma de vestir o hablar, o por la gente con la que se junta. Nuestras experiencias pasadas son útiles para prevenirnos de cometes los mismos errores pero son un estorbo para fomentar relaciones saludables con los demás. Si consideramos que nosotros somos buenos y no merecemos que nos juzguen antes de conocernos, debemos ser justos y aplicar este principio a los demás también.

El servicio

Servir es nuestra carta de presentación. Para esto, necesitamos identificar cuáles son nuestros puntos fuertes y nuestras debilidades. A qué tenemos acceso y a qué no. Porque servir no significa crear falsas expectativas sobre cosas que podemos conseguir o hacer por los demás.
Un vendedor, por ejemplo, enfocado en cerrar un trato puede ofrecer al cliente que le hará determinados favores. Esto es un grave error debido a que algunos clientes se dan cuenta de las intenciones del vendedor y sacan el mayor provecho de estas circunstancias mas no compran nunca ninguno de sus productos o servicios.
Servir es un acto genuino de solidaridad con las necesidades reales de nuestros clientes y hacia éste debemos orientar los bienes que comercializamos.

El círculo íntimo

Cada persona debe contar con un grupo de colaboradores cercanos en diferentes áreas, no podemos trabajar solos.
Para realizar grandes proyectos necesitamos personas comprometidas con nuestra visión a nuestro lado. Pero esas personas no se comprometen con nosotros porque sí. Son las relaciones que vamos creando con éstas las que incentivan su colaboración y sobre todo permiten que nos ayuden a crecer y ser mejores personas. Y es el ser mejores personas, no mejores vendedores, o mejores ingenieros, o mejores doctores, ser mejores personas es la clave para el verdadero éxito en la vida.