www.d2deados.com.ar

www.d2deados.com.ar

martes, 26 de julio de 2016

¿Cuál debe ser el rol de Recursos Humanos hoy?


Convertirse en un socio estratégico de la empresa, anticipar el cambio generacional y ayudar a las organizaciones a conocer, retener y saber cómo estimular a su personal son parte de los retos clave que enfrentan hoy las áreas de Recursos Humanos.

No se trata, en verdad, de un nuevo rol, sino de una función largamente no reconocida. Por lo general se ha repartido la preocupación sobre la administración de personal en instituciones y decisiones dispersas, asumidas por miembros que estaban atentos a la influencia de las personas, arrinconadas con el rótulo de “recurso”.

La gente es impredecible, no ingresa con facilidad en los rubros contables o planificaciones ingenieriles, y pueden modificar el cumplimiento de los resultados más optimistas. El área de Personal era, y sigue siendo en muchos casos, un archivo que contiene la información básica sobre cada trabajador, cumpliendo con las regulaciones básicas de la Ley de Contrato de Trabajo y los Convenios que correspondan.

Se agrega, además, la posibilidad de contar con una agencia interna de incorporaciones, despidos y sanciones, es decir, un sector burocrático. Como función anexa debía resolver los entuertos con los reclamos gremiales. Puesto de este modo, poco puede esperarse que se convierta en un socio estratégico.

Se ha pasado por alto, durante mucho tiempo, que la sociedad cambia sin necesidad de tomar las armas o medidas igualmente drásticas, pero también previsionales. Las nuevas generaciones iniciaron una revolución silenciosa, dando la espalda a los viejos resortes de atracción y a las desactualizadas recetas de cómo motivar para que trabajen de modo más productivo.

Se ha descubierto, al fin, que mirar para adentro, establecer políticas y procedimientos rigurosos no es suficiente. Que la población interna está íntimamente imbricada con la sociedad en general, acelerada por la tecnología y las redes que se establecen. No solo las comunicaciones han cambiado, sino también los valores. Es necesario aceptar el hecho de que la realidad viene configurada de otra manera.

Resulta necesario ver más allá de la Empresa, todo el entorno. No tiene sentido asignar esta tarea al responsable de la producción o a quien lleva la contabilidad. El área propicia es, precisamente, aquella que amplía su mirada sobre el factor humano, presente y decisivo, como siempre lo fue.

La función básica de RECURSOS HUMANOS es inalterable en tanto existan las relaciones de trabajo donde se incluye a personas. Sí, esas que cambian y son impredecibles, pero hasta cierto punto. Es el momento de reconocer que la mal llamada “área de recursos humanos” es, sin duda, un socio estratégico por definición.

jueves, 14 de julio de 2016

¿Cómo alinear los esfuerzos de todo un equipo detrás de los objetivos de la empresa?

Liderar y motivar a la gente genera el clima adecuado para que todo el equipo de trabajo esté enfocado en llevar a la empresa al próximo escalón.

Pocas cosas ocurren sin que alguien las planifique e impulse; pensá qué querés y cómo vas a lograrlo. Ése es tu principal rol como líder de tu proyecto, empresa o emprendimiento, no importa su envergadura. Fijá objetivos, trazá estrategias y trabajá para llevarlas a cabo.

Da propósito a tu proyecto. ¿Para qué trabajamos? La trascendencia y el sentido de lo que hacemos puede perderse en el día a día, entre problemas, trámites. Tené presentes la “misión” y “visión” de tu proyecto y transmitilas a los que te rodean.

Tu esfuerzo y el de tu equipo, proveedores, asesores y otros colaboradores es el motor que impulsa negocios; ocupate de alimentarlo. El liderazgo genera esfuerzos extraordinarios, a partir del sentido de pertenencia, el reconocimiento y las buenas relaciones personales.

No hay una sola forma de liderar; encontrá la tuya. A diferencia de un gerente, que se basa en recompensas y castigos, y sigue metodologías tradicionales, un buen líder es capaz de influenciar en las personas que lo rodean, de diversas maneras.

Desarrollá tu propio estilo de liderazgo sin dejar de adecuarte a las personas que te rodean. No se logra de la misma forma el apoyo de un proveedor experimentado que el de un joven en su primer empleo. Sé flexible para adaptarte a diversas visiones y realidades.

Creá estructuras y organizá los recursos para que los equipos puedan lograr sus metas. No basta con el convencimiento y la motivación para alcanzar resultados. Tu rol como líder debe tener una cuota de organización de los tiempos, equipos y materiales para que las personas puedan trabajar.

Establecé relaciones valiosas. El liderazgo efectivo implica una verdadera preocupación por la gente. Llevarse bien, ser accesible, respetar y valorar a los que te rodean potencia tus posibilidades.

Preocupate no sólo por los resultados, sino por la satisfacción del equipo. Si te enfocás en los resultados a corto plazo, podés comprometer el futuro. Asegurate de que las personas que trabajan con vos valoren su trabajo y tu liderazgo.

Creá líderes a tu alrededor. Transmitir el espíritu de liderazgo y colaboración a tu gente te permitirá, por un lado, retener talentos; y, por otro, prepararte para hacer crecer el negocio apoyado en gente capacitada y motivada.

Hacé del liderazgo parte de tu diferenciación. Para una empresa, la motivación y satisfacción de su equipo, así como la imagen positiva de sus líderes, pueden convertirse en herramientas clave para diferenciarse de la competencia.

Fortalecer e incrementar la productividad y competitividad de nuestros clientes brindándoles los recursos y herramientas necesarias que les permitan cumplir sus metas empresariales es nuestra misión.

D2. De a dos... es más fácil!