www.d2deados.com.ar

www.d2deados.com.ar

viernes, 28 de noviembre de 2014

Los principios básicos de la gestión por procesos.


El análisis y mejora de procesos requiere la profundización en los aspectos fundamentales que caracterizan los procesos, siendo de cardinal importancia un abordaje desde los diferentes estratos que se reconocen para su clasificación. Existe consenso en la actualidad en que es posible identificar en una compañía al menos tres tipos diferentes de procesos:

  • Procesos estratégicos.
  • Procesos operativos o claves.
  • Procesos de soporte.

Estas características analizadas en la gestión por procesos, son de gran ayuda para mejorar los servicios en las áreas donde se presten, independientemente del campo de aplicación.

A continuación un acercamiento a las características esenciales de estos estratos:

Procesos estratégicos y de planificación: Abarca los sistemas de comunicación, marketing, planificación estratégica y de gestión. Son los procesos propios de la definición, diseño, desarrollo, implantación y seguimiento del Sistema de Gestión, incluyendo la planificación a corto, mediano y largo plazo. Estos están relacionados con las necesidades del mercado. Su análisis permite guiar el resto de los procesos de la organización.

Realización del producto/ prestación del servicio/ procesos operativos o claves: Incluye las actividades de diseños de procesos, de desarrollo de productos, comercial, facturación, atención a clientes. Son los procesos relativos al desarrollo, prestación, producción y comercialización de productos y servicios, atención y satisfacción del cliente, quejas y reclamaciones, posventa, desarrollo de soluciones para el cliente, gestión de la cartera de pedidos. Estos están relacionados directamente con el cliente.

Procesos de apoyo o soporte o gestión de los recursos: se incluyen aquí los procesos relativos a la información y conocimiento empresarial, gestión de personal, entorno de trabajo, procesos contables y administrativos, desarrollo de sistemas, equipos, innovación de tecnología en uso, actualizaciones informáticas, gestión del conocimiento y gestión financiera entre otros. Estos procesos son los responsables de proveer a la organización de los recursos necesarios.

Luego de haber realizado una caracterización de los tipos de procesos es posible comenzar a realizar un acercamiento a las metodologías para la mejora partiendo de que el análisis y mejora de procesos comprende el conocimiento y evaluación de la realidad que está dentro de la organización, la interioridad de todas sus áreas, de su sistema de gestión y de sus resultados con el fin de conocerlas objetivamente, teniendo en cuenta la planificación estratégica.

Nuestros Clientes y el Valor que les podamos aportar son el eje de nuestro trabajo.

De cada uno de ellos, surgen nuevas formas de ver las cosas, alternativas para mejorar la eficacia y la eficiencia, así como estrategias que ayudarán a afrontar de mejor manera las condiciones del mercado, la situación laboral y la creación de nuevos proyectos, entre otros.

Lo invitamos a que nos contacte, que conozca más acerca D2 y cómo nuestra experiencia puede ayudar a su empresa a lograr sus objetivos.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Su opinión nos interesa.


Porque en D2 su opinión nos interesa le agradecemos nos brinde 5 minutos de su valioso tiempo en responder a ésta breve encuesta.

A través del siguiente link tendrá acceso a la misma.


sábado, 15 de noviembre de 2014

Los beneficios de la RSE para las empresas.

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es una herramienta muy eficaz para la mejora del modelo productivo porque aúna criterios de eficiencia, sostenibilidad y prosperidad con el valor de la diversidad, la igualdad de oportunidades, el respeto, la tolerancia y la convivencia.

La RSE constituye una oportunidad de mejorar los beneficios de las empresas, imprescindible para construir una sociedad más justa y eficiente. Numerosos estudios han demostrado que las empresas que avanzan en políticas de RSE logran que sus empleados mejoren sus condiciones laborales y aumenten su productividad, lo que repercute directa y positivamente en sus cuentas de resultados.

Entre los beneficios para la empresa, se puede destacar:

Mayor capacidad de contratar y mantener talentos
Los trabajadores se sienten motivados con prácticas de gestión socialmente responsables, definidas con claridad. Les agrada formar parte de organizaciones que respetan al individuo e invierten en su capacidad de aprendizaje. La responsabilidad social atrae para la empresa talentos y, al mismo tiempo, hace que el trabajador se sienta estimulado a mantenerse en el empleo.

Mayor lealtad del consumidor
Los consumidores admiran aquellas empresas que valoran a sus empleados, desarrollan proyectos sociales, se preocupan por el medio ambiente e invierten esfuerzos contra la corrupción. Por ello, la responsabilidad social es factor que garantiza la fidelidad del consumidor.

Valoración de la imagen y de la marca
Las prácticas de responsabilidad social agregan valor a los negocios de la empresa, la cual puede valerse de ese potencial diferenciador para sus estrategias de negocios. Estudios realizados a fin de conocer la percepción del consumidor en torno a la responsabilidad social muestran un consumidor preocupado por aspectos tales como la ética y el tratamiento a los empleados y dispuesto a premiar empresas que adoptan comportamientos socialmente responsables.

Sostenibilidad del negocio a largo plazo
La perennidad de la empresa constituye también motivo de preocupación para los inversionistas. Las prácticas socialmente responsables disminuyen las contingencias de la empresa y permiten su control, reduciendo el riesgo del negocio como un todo. Una prueba de que los criterios socio-ambientales vienen ganando importancia en la evaluación del riesgo de las corporaciones.

Somos un equipo de profesionales trabajando por el desarrollo sostenible; ofrecemos servicios especializados de consultoría y capacitación en Responsabilidad Social Empresarial y ejecutamos Proyectos de Desarrollo.

viernes, 7 de noviembre de 2014

Como integrar al nuevo personal a la empresa.


Cuando una persona se integra a una nueva empresa, desconocida para él, o a un nuevo grupo de trabajo, se da un proceso llamado “socialización” a través del cual el empleado empieza a comprender y aceptar los valores, normas y convicciones existentes.

En un comienzo se experimenta:
. Incertidumbre, por la situación nueva y el cambio.
. Expectativas poco realistas de lo que la empresa es y de lo que se espera de él como trabajador.
. Angustia por las sorpresas con que se enfrenta el trabajador en su encuentro inicial con la organización.
. Temor por la posibilidad de no ser aceptado por los nuevos compañeros de trabajo.

A fin de colaborar y acortar el tiempo de adaptación y aprendizaje de las nuevas funciones en esa organización, es conveniente llevar a cabo un programa que recibe el nombre de “inducción”.

Con este programa se informa al trabajador acerca de quiénes somos como empresa, qué hacemos, cómo lo hacemos y para qué lo hacemos. Todo esto dentro de la estructura formal de la empresa. Además de estos aspectos, en el programa de inducción se le explican al trabajador, las normas, políticas y reglamentos existentes en la empresa.

Los puntos que debe contener un Programa de inducción son los siguientes:
. Bienvenida
. Firma de contrato
. Háblale de tu empresa: Cómo empezó. Quiénes la integran. Cuáles son los objetivos y metas de la empresa. Qué tipo de empresa es.
. Políticas generales de la empresa: Horario. Día, lugar y hora de pago. Qué se debe hacer cuando no se asiste al trabajo. Vacaciones y días feriados. Normas de seguridad. Áreas de servicio para el personal. Reglamento interior de trabajo.
. Presentaciones: Con el supervisor o jefe directo. Con los compañeros de trabajo. Con los subordinados, en su caso.
. Ubicación del empleado en su puesto de trabajo: Objetivo del puesto. Labores a cargo del empleado. Cómo esperas que el empleado desempeñe su trabajo. Otros puestos con los que tiene relación.

Un programa de inducción ayuda al empleado a integrarse a la empresa y tiene como beneficios:
. Bajar la angustia del cambio.
. Disminuir el desconcierto.
. Ayudarle a ser productivo desde el inicio en la empresa.
. Evitar errores debidos a falta de información que puedan repercutir en costos para la empresa.
. Clarificar expectativas del trabajador.

Es importante que a los quince días o al mes de trabajo de tu empleado, se le consulte cómo va y quizá repasar con él alguno de los puntos del Programa de Inducción.

Es recomendable elaborar un pequeño manual de Inducción que contenga la información más importante acerca de la empresa, sobre todo, de aquellos aspectos que son generales para todos los puestos.

Fortalecer e incrementar la productividad y competitividad de nuestros clientes brindándoles los recursos y herramientas necesarias que les permitan cumplir sus metas empresariales es nuestra misión.

Cuente con nosotros!!!

lunes, 3 de noviembre de 2014